Los apartamentos y estudios cada vez son una opción más usada para poder residir en zonas urbanas céntricas y/o muy demandadas. A parte de la localización, tiene más ventajas, como la utilización del espacio al máximo y la relativa facilidad económica para afrontar los gastos. Muchos son alquileres y no requieren de la inversión de compra o, en su caso, los precios de venta son más asequibles. Sin olvidar que un apartamento o estudio genera menos gastos de luz, gas, etc.

No obstante, derivado de este aprovechamiento del espacio, en la mayoría de los estudios o apartamentos  que actualmente están construidos se incurre en un problema de malos olores u olores incómodos. Al estar la cocina muy cerca, a veces incluso sin separación (cocinas americanas) del salón, el olor que se genera al cocinar o al almacenar productos alimentarios puede facilmente propagarse por otras zonas del hogar donde pueden resultar poco confortable, ya que el olor se suele adherir a cortinas o prendas de ropa de donde es muy difícil eliminar. Así entrar en el hogar con un eterno “olor a frito” por ejemplo puede resultar muy desagradable, y dar mala imagen a la visitas. 

El remedio habitual a esto es abrir las ventanas y ventilar la zona, no obstante esto puede resultar molesto sobre todo en los meses de invierno, ya que se reduce la temperatura del hogar por el frío del exterior o la situación contrapuesta, en verano el calor puede ser más incómodo que el propio olor. Además, solo con ventilar no siempre se puede eliminar los olores.

Otra opción es utilizar ambientadores. Estos lo único que hacer en tratar de encubrir el olor con otro olor todavía más fuerte, lo cual resulta ineficaz y contraproducente, sin olvidar que los ambientadores generan químicos persistentes, y si son es spray o similar ensucian el suelo, los muebles, las tapicerías, etc. En el caso de las cocinas podría generar, incluso,  problemas de higiene y seguridad alimentaria.

La alternativa más eficaz, inteligente y saludable para remediar estos incómodos olores en los apartamentos o estudios son los ozonizadores o generadores de ozono domésticos de ASP Asepsia, que emplean una tecnología de purificación de aire con ozono que elimina de raiz, sin encubrir, este tipo de olores además de otros (como el tabaco, el de las mascotas…). Todo sin dejar ningún tipo de residual químico en la zona donde se use porque el ozono generado se va convirtiendo naturalmente en oxígeno, consiguiendo así mejorar el ambiente general de todo el apartamento o estudio. El ozonizador doméstico se puede utilizar para hacer tratamientos de choque y para uso en continuo o interválico. Conoce todo sobre los ozonizadores aquí.